Artesecuencial

ALAN-MOORE

TOMORROW STORIES: CUENTOS PARA DORMIR A GUSTITO.

Escrito por artesecuencial 19-04-2007 en General. Comentarios (1)

 

Aparte de las colecciones de Americas´ best comics de las que ya os he hablado, Alan Moore creó también una serie en la que incluía un conjunto de relatos cortos de algunos personajes digamos “menores”. La serie se llamada Tomorrow Stories y era más que nada un divertimento del autor inglés en el que daba rienda suelta a su imaginación sin demasiadas pretensiones intelectuales ni artísticas. Aquí va una breve sinopsis de las mismas:

 

Jack B. Quik: Jack es un niño con una mente privilegiada que vive en un pequeño pueblo de provincias. El crío es curioso por naturaleza y llevará cabo los más atrevidos y alocados experimentos, poniendo a su familia y al pueblo en general en situaciones bastante comprometidas (y divertidas)… La serie en sí no es más que un divertimento de Moore en la que juega con temas científicos de forma amena y casi didáctica.

 

Cobweb: Laurel Lakeland es una rica heredera que hace sus pinitos como luchadora contra el crimen en sus ratos libres. Para ello toma el nombre en clave “Cobweb” y se enfunda un traje más que sugerente (erótico, vamos). La serie está cercana a los relatos pulp de los años 40 y 50 y es entretenida y bastante divertida. Podríamos decir que es una serie de género negro pero bastante “ligerita” en todos los sentidos.

 

http://artesecuencial.blogspot.es/img/TO.SOTORIES.1.JPG

 

Geyshirt: esta colección es la mejor de todas las que aparecieron bajo el título Tomorrow Stories. Greyshirt es un justiciero urbano que ayuda a la policía a resolver los más truculentos crímenes en una ciudad oscura y violenta llamada Indigo City… Se trata, esta vez sí, de relatos de género negro clásico con elementos de ciencia ficción. En este caso, Moore sí que se toma bastante en serio el trabajo, haciendo un claro homenaje a series como Spirit de Will Eisner. Bastante recomendable.

 

First American: Aquí Moore hace una parodia pura y dura de los superhéroes. First American es un remedo del Capitán América (pero en plan imbecil integral) que se enfrenta a los más esperpénticos enemigos jamás imaginados. El inglés abandona la sutileza y hace un humor bastante chabacano y a veces soez pero muy divertido. Son historias sin pies ni cabeza en las que Moore solo quiere entretener sin más. Muy recomendable para pasar un buen rato.

 

Splash Brannigan: colección inclasificable en la que el tal Brannigan es un superhéroe hecho de tinta que se dedica a luchar contra el mal (¡!). Otra parodia sin demasiadas pretensiones en las que se desliza cierta mala leche hacia el medio artístico en general.

 

RESUMEN: Por lo que habréis leído en este blog, supongo que ya habréis notado (ironía) mi admiración por Michael Moore. En esto no soy muy original puesto se trata de uno de los autores más geniales que ha dado el mundo del cómic en las últimas décadas. Sus no excesivas incursiones en este mundillo se han saldado con auténticos exitos en todos los sentidos y han creado escuela. Ha sabido innovar un género que parecía muerto y lo ha hecho sin imitar, sin hacer refritos y sin manosear conceptos.

 

Probablemente dentro de algunos años Moore será considerado como uno de los más grandes creadores de cómics de superhéroes de la historia, a la altura sólo de autores como Jack Kirby (salvando las distancias). Cualquier cosa que diga de más, sobra.

TOP TEN: LOCA COMISARIA DE POLICIA.

Escrito por artesecuencial 18-04-2007 en General. Comentarios (0)


Top Ten narra las vicisitudes de los componentes del departamento de policía de Neopolis, una ciudad atestada de seres superpoderosos. Aunque se puede decir que es una serie coral, el hilo conductor de la historia es el personaje de Robyn Slinger, una joven hija de un reputado agente ya jubilado que llega nueva la comisaría y se encuentra con un entorno nuevo y bastante caótico con el que lidiar.

Muy pronto Moore desplaza la atención también hacia otros personajes como Smax, el compañero amargado de Robyn; el sargento Caesar (literalmente un perro policía), Irma, una abnegada ama de casa que maneja armas nucleares, etc. Todos ellos tendrán que controlar el crimen en una ciudad caótica donde los delitos no escasean, precisamente.


 


Si Tom Strong tenía un tono más clásico y Promethea era una serie mucho más arriesgada, Top Ten podríamos situarla a medio camino entre ambas. Es decir, entra dentro del género de superhéroes pero desborda sus limites hasta llegar a una extraña pero genial fusión con las series policíacas televisivas del tipo Canción triste de Hill Street (que se emitió hace ya muchos años y que fue una de las que sentó las bases de las muchas de este tipo que se hacen hoy en día).

Los pilares básicos de la serie son dos: un sentido del humor muy cachondo y de andar por casa (sin mayores pretensiones que las de divertir) y las relaciones personales entre los protagonistas. Moore nos regala momentos hilarantes como la investigación del asesinato de Thor, el dios nórdico, con los interrogatorios a Odin, Loki, etc. y se adentra de una forma muy acertada en las relaciones personales que se dan entre los diferentes miembros del dispar grupo.

Lo mejor se Top Ten es que Moore no cae en la parodia facilona ni copia los arquetipos superheroicos establecidos, si no que crea unos personajes frescos que no recuerdan para nada a otros superhéroes clásicos (como Batman, Superman, Spiderman, etc.) y que tienen mucha fuerza y personalidad. Las historias son originales y graciosas pero nunca intrascendentes o ridículas.

El dibujo de Gene Ha es bastante aceptable. Se las apaña muy bien para dibujar páginas repletas de personajes, reforzando la sensación de caos en la comisaría y de la ciudad en general (la ambientación de la serie es genial). La narración es ágil y Ha no se complica mucho la vida con las composiciones de página (ni falta que hace). En definitiva, sin ser un genio, se nota que el dibujante se lo ha currado muy mucho y el resultado es más que bueno.

Otra vez Moore se saca de la manga un mundo original pero coherente y consistente. No necesita mucho para otorgar la sensación de “seriedad” y complejidad al contexto y a los personajes. Esta es quizás su principal virtud.

En resumen, otra ración de Moore en estado puro: más imaginación, más diversión, más personalidad, más brillantez y más detodo. 

PROMETHEA: LA IMAGINACION AL PODER.

Escrito por artesecuencial 12-04-2007 en General. Comentarios (0)


Sofhie Bangs es una estudiante que está realizando un trabajo sobre Promethea, un personaje literario y de cómic que es la base de una suerte de leyenda urbana según la cual es una “diosa protectora” que aparece para defender a los necesitados. Para completar su trabajo la joven acude a entrevistar a Bárbara Shelley, la mujer del último autor que escribió sobre el personaje. Ésta no se muestra muy receptiva a hablar del tema y le pide a la chica que se vaya, no sin antes advertirle que no investigue más porque puede ser peligroso…

Cuando abandona la casa de Bárbara, Sofhie es atacada por un ser parecido a una sombra y huye aterrada. Cuando parece que el "demonio" va a dar buena cuenta de ella, la joven es milagrosamente rescatada por una mujer vestida con extraños ropajes… Ambas consiguen huir y se refugian en un local abandonado. Tras unos momentos de confusión Sofhie reconoce al mito de Promethea en la mujer  que le ha salvado la vida


Las sorpresas no terminan ahí: en realidad esa “Promethea”es Bárbara  Shelley, la mujer con la que Sofhie había hablado poco antes. Bárbara le explica que sus vidas corren peligro y que debe tomar le “esencia” de Promethea” para salvarlas a ambas. Para ello sólo debe escribir un poema sobre la heroína legendaria. Shofie hace lo que le pide la mujer y, con sus nuevos poderes, consigue derrotar a su perseguidor y salvar la situación.

A partir de aquí Sofhie se verá envuelta en una vorágine de la que será muy difícil escapar. Descubrirá que Promethea proviene de un lugar llamado la Inmateria: el mundo de la imaginación y los sueños. Bárbara le explica que la Inmateria es el contrapunto al mundo “normal” (material) y que está formado por los sueños, las ideas y los recuerdos de la gente. Promethea no esuna “diosa” como la podemos entender si no que surge de la imaginación de las personas.

También sabrá (de primera mano) que hay poderosos seres que quieren destruirla por que supone una "amenaza" para el mundo material. Y es que Promethea es una “puerta” hacía la Inmateria y eso puede significar un peligro para determinados intereses (sobre todo para los que viven muy bien en el mundo "normal"). Según se mire, la heroína puede ser la clave de la salvación de la Humanidad o un peligro potencial para la misma.

La idea básica de Promethea es tan extraña como atractiva y pone de manifiesto, una vez más, la inmensa capacidad de Moore para “parir”ideas geniales, innovadoras y sumamente sugerentes. Promethea no es una serie que se pueda englobar dentro del género superheroico clásico, aunque sí que tiene ciertos elementos del mismo. No tiene nada que ver Con Tom Strong, por ejemplo, pero tiene como eje central el concepto y la caracterización del héroe (aunque en este caso lo haga desde una perspectiva atípica).

Es una serie densa y compleja pero muy divertida y amena (con un alcalde con más de 40 personalidades y un grupo de superhéroes llamado los “Los cinco tíos majos” os podeis hacer una idea). El autor juega, de forma magistral, con elementos mágicos, mitológicos, psicológicos y literarios para crear un relato extremadamente rico e  interesante. Hay que leerla muy atentamente para poder captar todas las ideas que Moore nos deja en el camino.

El dibujo de J. H. Williams III ayuda mucho a crear ese clima místico-mágico de la historia . Es un buen ilustrador y su composición de página (atrevida y experimental) va mucho con el tono general de la colección. Quizás es algo confuso a veces pero es que las características del guión de Moore tampoco se lo ponen demasiado fácil.

Otro punto fuerte de la serie es la ambientación. La trama se desarrolla en una ciudad de Nueva York muy particular, con una atmosfera bastante oscura y recargada (sin llegar a ser agobiante pero sí muy especial). A mi me recordó a películas como Blade Runner (salvando las enormes distacias)con un toque de cine negro.

En definitiva, Promethea es un cómic muy complicado de clasificar pero que tiene un “algo” que lo hace muy especial. Es una obra madura en la que se nota mucho la mano del Moore más místico y trascendente (algo que tambíén se vio en From Hell, por poner un ejemplo).

 

TOM STRONG: EL HEROE DE MILLENIUM CITY.

Escrito por artesecuencial 10-04-2007 en General. Comentarios (0)

 

Tom Strong fue una de las series que más me gustó de toda la línea ABC. El argumento narraba las aventuras de Tom Strong, el héroe por excelencia de Millennium City (una ciudad muy particular en la que se mezclaban elementos ultramodernos con otros más "retro"). Tom es el protector "oficial" de la ciudad y es querido y admirado por todo el mundo.

El héroe de Millennium City es el hijo de Sinclair Strong, un científico que junto a su mujer había realizado hacía años una travesía en busca de la legendaria isla Attabar Teru. Durante la expedición habían sufrido los rigores de una repentina tormenta y su embarcación había encallado, casi por casualidad, en la misteriosa isla. Una vez allí la pareja inciará una nueva vida y pasados unos meses nacería su hijo Tom, al que criarán de forma muy estricta y "particular" (según las controvertidas ideas de su padre). También descubrirán que no están solos en el lugar si no que conviven con los Ozu, una tribu autóctona que se alimenta con una extraña hierba llamada Goloka que tiene la propiedad de alargar la vida y potenciar la inteligencia.



Tom, siguiendo las instrucciones de su progenitor, se criará en una cámara aislada con gravedad inferior a la normal con el fin de desarrollar su fuerza y agilidad. Además de esto, será alimentado con Goloka y será instruido en múltiples disciplinas como matemáticas, física, química, etc. Los planes de su padre (que no son muy del agrado de la madre del muchacho) son que el chico permanezca en la cámara hasta los 11 años pero estos se verán truncados tres años antes de lo previsto por un terremoto que sacudirá la isla y destruirá el laboratorio...

En el accidente los padres de Tom pierden la vida y éste sera adoptado por los Ozu y seguirá desarrollando los experimentos de su padre. Con el tiempo se convertirá en un joven extraordinario en todos los sentidos. Pronto se despertará su vena superheroica y partirá hacia America en busca de su destino...

En el primer número de la serie Moore hacía un ejercicio genial de síntesis y narrativa y nos contaba, en muy pocas páginas, todo el origen de Tom y los rasgos más basicos de su personalidad. Aparentemente es un personaje bastante plano pero que lo cierto es que está marcado por una infancia en la que, debido a su encierro, no ha podido disfrutar del cariño de sus padres ni de las experiencias propias de un niño normal. Es una persona recta y honesta pero con ciertas carencias afectivas (aunque Moore no se centrará mucho en estos temas, optando más por la aventura pura y dura).

El tono general de Tom Strong es mucho más cercano al del cómic de superhéroes clásico (algo que se puede ver en los primeros números de la serie) con un toque retro y pulp muy acertado. No es una serie compleja pero el autor introduce elementos más adultos de vez en cuando. En sagas más recientes Moore se atreve ya con grandes viajes temporales, realidades alternativas, etc. y escarba un poco más en la psicología de los personajes con gran acierto.

El aspecto físico de Tom nos recuerda, inevitablemente, a Superman. Esto, tratándose de Moore, no puede ser una casualidad y lo cierto es que la psicología del personaje y su forma de actuar recuerda mucho a las del Hombre de Acero. El homenaje es evidente como lo son tambíen las referencias a personajes como Tarzán en el origen de Tom. En este caso, la novela de aventuras, el comic de superhérores y los relatos de ciencia ficción encuentran un nexo de unión perfecto a través de la fértil imaginación del genial autor inglés.



En cuanto al apartado gráfico, tenemos a un Chris Sprouse que raya a un nivel altísimo. No sólo es espectacular si no muy elegante y cuidadoso. Lo dibuja todo bien y no escatima en detalles. Es, sin duda, uno de los puntos fuertes del cómic.

En definitiva, Tom Strong es una obra para todos los públicos en el amplio sentido de la expresión: contentará a los lectores más exigentes y a los que sólo busquen pasar un buen rato.


AMERICA´S BEST COMICS: ALAN MOORE NO INVENTÓ LA PÓLVORA PERO CASI.

Escrito por artesecuencial 08-04-2007 en General. Comentarios (0)

Si ha habido un autor de referencia en el mundo del comic de superhéroes en las últimas dos décadas ese ha sido, sin duda, Alan Moore. Todas las incursiones de este genial escritor en este género se han saldado con rotundos éxitos de critica y público (cuando no han sido autenticas revoluciones como fue el caso de Watchmen). Hace ya algunos años Moore creó su propia línea de comics de superhéroes llamada America´s Best Comics (ABC), publicando un ramillete de colecciones que tenían una calidad muy superior a la media y en las que se atrevía a innovar y sorprender en un medio en el que parecía todo inventado.

Aprovechando que se están reeditando esas series en la actualidad os voy a hacer un breve comentario de algunas de ellas:

TOM STRONG: es una mezcla de Tarzán y Superman que no suena, para nada, a refrito. Es más, las historias tienen un sabor a buen comic clásico que tiran para atrás, resultando también frescas y dinamicas. Además Moore le da un toque pulp a la serie que la hace, digamos, diferente. En general Tom Strong es un comic de aventuras para todos los públicos pero con diferentes niveles de lectura. El dibujo de Chris Sprouse es mucho más que bueno: trabajado, muy elegante y limpio. En resumen, una obra muy muy recomendable.



PROMETHEA: En este caso Moore se atreve a acercarse al superhéroe de origen mitológico/magico (caso de Wonder Woman o Thor, por poner dos ejemplos) desde una perpectiva muy especial. Promethea es una suerte de "ser espiritual y/o mágico" que "anida" en el cuerpo de diferentes mujeres a lo largo del tiempo. En este caso Moore narra, con gran maestría, las vicisitudes de una joven que "hereda" la esencia de Promethea sin comerlo ni beberlo. El fuerte de esta obra es, sin duda, la especial atmosfera que crea Moore: una sociedad muy naif, densa y plagada de referencias a todo tipo de artes. Este cómic desprende magia por todos sus poros y esta bastante alejado de los demás de la línea de ABC. Es, quizás, la serie más compleja de todas las que créo el escritor inglés. El dibujo de G.H. Wiliams III ayuda mucho a crear el efecto místico que quiere Moore y raya a un muy alto nivel.

TOP TEN: más cerca del cómic típico y tópico de superhéroes, Top Ten narra las andanzas de un grupo de superhéroes policías en un mundo en el que todas las personas poseen poderes especiales y llevan el "disfraz". En esta nueva vuelta de tuerca Moore no cae en la repetición de los esquemas y en el homenaje facilón, si no que nos abre las puertas a un mundo absolutamente fascinante. Juega muy bien con las premisas de las series policiacas (donde las relaciones entre los personajes cobran bastante importancia) y el género de superhéroes y la obra está plagada de referencias y de homenajes
acertadísimos. La colección es muy divertida y amena pero tiene también tiene sus momentos instrospectivos y profundos.

El principal denominador común de todas estas series es -aparte de la gran calidad de todas ellas- la enorme capacidad que tiene Moore para crear universos propios y con personalidad de -casi- la nada. No necesita 50 números para crear un mundo coherente y creíble, si no que le bastan apenas unas cuantas paginas para logralo. Esto, que parece fácil, está al alcance muy pocos autores.

Desde la ingenuidad y el clasicismo de Tom Strong hasta la profundidad de Promethea, toda la línea ABC consiguió que volviera a tener cierta ilusión por los tebeos de superhéroes.



PD: Aparte de estas series, ABC englobó otras colescciones "menores" como Greyshirt (una serie se historias cortas en el estilo de Spitit de Will Eisner), etc. En otra ocasión os hablaré más detenidamente de todas ellas.