Artesecuencial

EN SERIE: EL FINAL DE "LOST".

 

Os comentaba hace un tiempo que veía complicado que el final de “Lost” dejara a todos contentos. Después de tantos años y tantas expectativas creadas, el desenlace de una serie tan gran grande sólo podía generar polémicas. Por mi parte me esperaba algo por el estilo:

 

Los productores de “Lost” han jugado hasta el final con las expectativas de la audiencia, siendo ambiguos en todo momento. Lo que en un principio se nos presentaba como una realidad alternativa (la de fuera de la isla) se muestra en los últimos capítulos como una especie de Limbo en el que los personajes esperan su paso hacia el “otro lado”. En ese “lugar” los personajes deben aceptar su realidad (se supone que han muerto) y reconciliarse con su pasado. Ese proceso se produce al encontrarse entre ellos y “aceptar” y perdonar a las personas que compartieron la parte más importante de sus vidas: la isla.

 

Ese “Limbo” es una excusa para presentarnos el final “feliz” de la serie. Los guionistas se sacan de la manga esta “explicación” como un conejo de la chistera y la cosa suena a trampa de la buena, ya que en casi ningún momento a los largo de la 6ª temporada se ve claramente que los personajes vivan en una suerte de purgatorio ni nada que se le parezca. Aparecen casualidades, nada más… Nada que no hayamos visto antes y que, de repente, se transforma en algo muy diferente de lo que “debería haber sido”. Se supone que en el limbo debería haber “almas perdidas” en la bruma o algo parecido, no personajes que parecen reales y que llevan vidas más o menos normales... ¿Limbo?...

 

La ”realidad alternativa” transformada en un “purgatorio” deja un sabor de boca bastante agrio, por mucho que se intente tapar todo con algunos momentos memorables de “reencuentro” de los personajes  (algo que funciona muy bien). Ya sabemos que el 80 % de “Lost” son los protas, pero hasta el último momento se podía esperar un poco más…

 

http://artesecuencial.blogspot.es/img/pver.jpg 

 

El "otro final", el de la isla, se presenta como contrapunto “trágico” de la serie. En este caso tenemos una serie de acontecimientos que se precipitan de forma atropellada y bastante burda en algunos momentos, careciendo muchos de ellos de la intensidad necesaria. Esta parte deja momentos muy buenos (Hurley -genial como siempre- asumiendo el mano, el final de Jack, etc.) y algunos que dan un poco de vergüenza ajena (Desmond quitando el “tapón” de la isla). Como siempre, se nos explica muy poco de la trama y muchos puntos quedan en el aire…

 

De la información importante de la isla, poca cosa. Tras más de 100 capítulos no sabemos ni la misa la mitad de la serie. Los guionistas han escatimado respuestas que deberían haberse dado hace mucho y que nunca tendremos. Yo no me esperaba que me lo dieran todo mascado, pero me parece una tomadura de pelo que tras tanto tiempo no hayan sido capaces de intentar, al menos, apañar un relato medianamente coherente de lo que ha pasado en este tiempo. No creo que hubiera sido tan complicado hacer algo un poco más decente ni pienso que hubiera supuesto demasiado esfuerzo el hacerlo.

 

Hubiera bastado con un capítulo por temporada para hacer un “mapa” de lo que estábamos viendo más o menos plausible y que nos dejara la sensación de que la trama tenía sentido. Algunos dirán que las respuestas estaban ahí, y es verdad que la serie deja muchas pistas, pero falta un hilo conductor perdido hace mucho y que deja todo muy desolado y huérfano. Si no te aferras a los personajes, los grandes capítulos que nos regalaban de vez en cuando y el ritmo de la serie, te quedas con poca cosa.

 

Es cierto que el elemento sobrenatural ha estado muy presente en “Lost”, y que eso condiciona las posibilidades de dar sentido muchas de las cosas que han pasado en la serie, pero no justifica para nada la ausencia de concreción a la hora de poner las cartas sobre la  mesa. Por mucho que la cosas sean difíciles de explicar, al menos hay que intentarlo y ser un poco más honrados…

 

Ya sabemos que la isla es un lugar extraño y que las normas de la “vida real” no valen, pero dentro de ese caos” se podrían haber establecido una reglas que nos ayudaran a comprender como funcionan las cosas en ese lugar. Nos podrían haber explicado medio bien cómo funcionan los viajes en el tiempo, que pasó tras la explosión de la bomba en el “incidente” (una de las lagunas profundas de la serie), cuales son los poderes de Jacob y Humo Negro, qué era Dharma… Porque todo eso ha quedado muy en el aire, aunque se intuyan algunas cosas muy por encima. ¿Tan complicado era contarnos algo mas o menos hilado?...

 

“Lost” ha finalizado dejando a millones de fieles más tirados que una colilla, como no podía ser de otra forma. La serie había adquirido tal dimensión que sus creadores no han sabido como salir del paso sin embarullar más el asunto. Muchas cosas, demasiadas, han quedado sin respuesta.

 

Pero es inútil lamentarse ahora. La media hora final de “Lost” resume lo que ha sido esta producción a los largo de los años: una trama deslabazada y sin mucho sentido al servicio de unos personajes que han llevado el peso del tinglado en todo momento. Una idea excelente exprimida hasta el limite de la razón que, eso sí, ha sido llevada con una “inteligencia comercial” (y un poco de cara dura) tremenda. Poco más que decir…

 

Comentarios

En general estoy de acuerdo contigo. Solo decir que en realidad no quedan tantas incógnitas: después del incidente viajaron en el tiempo a la época "actual", aunque es increible la supervivencia de juliette; Dharma parece ser un proyecto para investigar la energía electromagnética que existe en la isla; A mí las principales incógnitas que me quedan son la relación de Whitmore y la madre de Faraday con todo esto, ya que están en la isla desde jóvenes; y por qué algunos personajes que estuvieron en la isla no aparecen al final en la iglesia (Michael, el cura negro...). Por cierto, enhorabuena por el blog, yo lo sigo desde hace tiempo y me sirve como referencia para comprar mis comics, aunque es la primera vez que escribo.

Añadir un Comentario: