Artesecuencial

RESEÑA MARVEL: "LA PATRULLA X", NÚMEROS DEL 50 AL 52.

 

En el número 50 de “La Patrulla X”, Matt Fraction terminaba a lo grande su primera saga en la serie con la fiesta de mujeres ligeritas de ropa. El guionista ponía el punto y final a la trama de las “chicas X duras” con una última salva de fuegos artificiales muy espectacular  pero bastante vacía de contenido. Un desenlace efectista coherente con la deriva de la historia centrada en Mariposa Mental (o quien fuera). Y todo para resucitar a un personaje que no pedía, para nada, que lo trajeran de vuelta (al menos para mí)…

 

Tras la juerga mutante, Fraction nos ofrece una historia de “relleno” en la que vemos al Club X (el equipo de científicos reunidos por La Bestia que busca el origen del Gen X) metido en un lío bastante divertido… El estrambótico grupo viaja al pasado para seguir una pista sobre el origen de los mutantes y una vez allí se topa, de nuevo, con el Club Fuego Infernal… También tenemos un relato curisiollo sobre Rondador Nocturno que gustará más a los fans acérrimos del personaje (a los demás, ni fu ni fa).

 

http://artesecuencial.blogspot.es/img/patru.52.jpg 

 

 

En el nº 52 de la colección comienza el cross-over titulado “Utopía”, una trama que explota, de nuevo, la persecución muti en el contexto de Dark Reign. Con Norman Osborn en el poder, las facciones antimutantes -lideradas por un Bastión que permanece en la sombra- se lanzan a la caza del Homo Superior, provocando la respuesta de los Hombres X.

 

La idea de “Utopía” está muy trilladita y apenas sorprende. Marvel ha decidido poner toda la carne en el asador y aprovechar al máximo el tirón de la etiqueta “dark”. Ya tenemos en danza a los Vengadores Oscuros y ahora le toca el turno a la Patrulla X, que consigue su propio grupito tétrico de la mano de Norman Osborn y la Reina Blanca… La premisa tiene mucho –casi todo- de estrategia  publicitaria de Quesada, pero no niego que la idea me resulta un tanto curiosa y que no está mal traída la maniobra de Osborn para tener controlados a los mutantes… El giro que supone la “traición” de Emma Frost resulta atractivo, por mucho que la trama en la que se engloba todo suene a muy manida…

 

Fraction acepta el reto de llevar este cross-over, con lo que se sobreentiende que él va a pintar muy poco en el devenir de los acontecimientos… Y así es, porque la mano del guionista (sus toques de humor, sobre todo) se nota muy poco. Todo suena a evento de los gordos cotrolado por "los de arriba" y el cómic se nos va en una serie de peleas y situaciones un tanto repetitivas que podrían haberse contado en la mitad de páginas. No es la mejor de las lecturas pero al menos entretiene y tiene ciertos aspectos interesantes.

 

En el apartado dibujero tenemos a Yannick Paquette en el número 51 y a Mark Silvestri y a Terry Dodson en el 52 (el inicio de “Utopía”). Los tres son artistas más que competentes y gracias a ellos las lecturas se hacen un poco más agradables.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: