Artesecuencial

RESEÑA MARVEL: "HULK" NÚMEROS DEL 12 AL 18.

 

Tras la “curiosa” aventura en Las Vegas, Jeph Loeb metía al Hulk Rojo se veía en otro lío bastante estrambótico: una especie de “torne” cósmico con personajes como Estela Plateada y Namor. Este arco argumental (por llamarlo de alguna forma), sólo tenía como objetivo claro el de ver a nuevo Hulk colorado darse de leches con algunos otros héroes y villanos Marvel de lo más rebuscados. Muy bonito el dibujo de Ed McGuinnes y muy vacío el resto…

 

Tras este nuevo “sarao” (más estrambótico si cabe que el de La Vegas), tenemos  el número 600 USA de la serie. En ese tebeo Loeb intenta explicar todo lo que había ocurrido desde el primer número de la colección, intentona bastante torpe y que me dejó con más dudas de las que tenía entes de abrir el cómic. La aparición un tanto metida con calzador de Spiderman animaba un poco la cosa, pero lo único que saqué en claro es que Bruce Banner no podría convertirse más en el Hulk original… Punto pelota.

 

http://artesecuencial.blogspot.es/img/hulkaroja.jpg 

 

En el número 16 de le edición española tenemos una nueva muestra del “talento” de Loeb a los guiones: otro tebeo de peleítas en el que el sparring de turno es Ares, uno de los personajes más insulsos de la Marvel actual. Un dios griego muy de andar por casa y sin el atractivo suficiente para despertar mi interés en lo más mínimo…

 

Llegamos así al nº 17; un tebeo en el que Panini incluye la serie regular USA del Hulk verde, uniendo los caminos de ambas cabeceras. En la de Rulk sigue un Loeb que mete con calzador a los X-Force en una nueva pelea multitudinaria al gusto del consumidor. Lobezno –cómo no- se une a la fiesta sangrienta para regocijo de las masas y con excusa de no sé sabe muy bien qué (algo así como la búsqueda de Rulk de una información comprometida sobre su identidad en manos de Dominó, la aliada de Logan en X Force)… El guionista de la serie reúne a un grupo bastante increíble de villanos para que ayuden a Rulk en su búsqueda, dejando claras sus intenciones propagandísticas desde el minuto uno. Golpe de efecto tras golpe de efecto sin más intención que la de crear una expectación vacía de contenido y muy previsible.

 

Mientras Loeb se lo pasa pipa haciendo su particular “Pressing Catch” con su personaje, Greg Pack se encarga de la serie clásica del Coloso Esmeralda, usando un tono muy ligero y fresco en sus guiones. Ahora que Bruce Banner no se puede transformar más en su particular Mr. Hyde, el guionista de serie decide dar un giro a la colección, convirtiendo a Skaar, el hijo de Hulk, en el centro de las tramas. Así vemos a Bruce entrenando al alienígena para que mate a su papi (es decir, ¡al mismo Bruce!). Una idea divertida que Pack maneja bastante bien, aunque abuse de algún que otro fuego artificial (demasiados personajes invitados de relleno y alguna salida de tono)…

 

De las dos series me quedo con la del Hulk verde si dudarlo. No sólo porque es mas divertida y tiene algo más de contenido, si no porque el dibujo de Ariel Olivetti me gusta más que el de Ian Churchill, el sustituto de Ed McGuiness en la serie del Rulk. Los estilos de ambos no tienen nada que ver y yo prefiero la solidez del trazo del argentino que el estilo cartoon del yanqui (que hace un buen trabajo, por cierto).

 

Loeb es un maestro en eso de vender. Sabe gastar páginas y más páginas sin contar absolutamente nada y mareando la perdiz de mala manera (a estas alturas ha conseguido que me importe un carajo quien es el Hulk rojo). El envoltorio es precioso, pero dentro no hay casi nada.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: