Artesecuencial

RESEÑAS MANGA (XVII): SANTUARIO.

 

Akira Hojo y Chiaky Asami son dos jóvenes idealistas y ambiciosos que tienen un sueño: devolver al Japón su antiguo esplendor. Ambos ven con preocupación cómo su país está en manos de una clase política envejecida, anquilosada y corrupta que se mantiene en el poder contra viento y marea y que impide la llegada de sangre nueva que de un impulso al país. Por ello decidirán actuar y lograr un cambio en el estado de cosas, "trabajando" en ambos lados de la ley: Hojo se introducirá en el peligroso mundo criminal convirtiéndose en un emergente y temerario miembro de la Yakuza mientras que Asami iniciará una ambiciosa carrera política. Apoyándose el uno el otro intentarán llegar a lo más alto de sus “profesiones” en el menor tiempo posible y usando todos los medios a su alcance…

                                                                                                                                  

http://artesecuencial.blogspot.es/img/santuario.jpg 

 

Santuario ofrece una visión bastante realista de los entresijos de la Yakuza, una de las sociedades delictivas más antigua y poderosa del mundo. Con este cómic descubriremos los códigos de honor que la rigen y sus estrechas relaciones con la política y la economía. Además de esto también conoceremos mejor las motivaciones y contradicciones de unos personajes que usan métodos no demasiado ortodoxos para lograr unos objetivos supuestamente “superiores”.

 

Los autores de este cómic son dos de los más prestigiosos del panorama comiquero japonés e internacional: Rioichy Ikegami y Buronson. El primero es un dibujante de gran prestigio que se caracteriza por su estilo extremadamente elegante y sobrio, muy alejado del estilo manga más comercial. Además de esto es un buen narrador, claro y directo. Ikegami es un valor seguro para cualquier obra en la que participe.

 

Buronson, por su parte, es uno de los guionistas veteranos más reputados de Japón. Lleva ya muchas décadas escribiendo y Santuario es una de sus mejores obras. En ella demuestra un gran conocimiento del mundo criminal japonés, poniendo sobre el tapete los “claroscuros” de la sociedad nipona. Lo único que chirría en algunas de sus obras es cierta “ingenuidad” que para el lector occidental resulta, como mínimo, bastante fuera de lugar.

 

Santuario es uno de esos mangas que todo buen aficionado a este género debería tener en sus estanterías.

 

 

 

Comentarios

Te lo recomiendo mucho, de verdad. Para mi es de los mejores mangas que he leído (y ya van bastantes). El dibujo es espectacular. Ikegami es un genio. Gracias por el comentario.

se oye muy interesante este manga, al parecer me veo obligado a comprarlo...edwar

Añadir un Comentario: