Artesecuencial

FRANK MILLER (I): EL ENCANTO DEL LADO OSCURO.


Mucho habréis oído hablar en estos meses de Frank Miller: el éxito de la película 300, basada en una de sus obras, ha puesto de nuevo en el candelabro a este buen escritor de cómics. Y es que Miller ha dado a este mundillo una serie de obras de indudable calidad que han pasado a la historia como trabajos de culto y referencia para muchos autores.

Lo más curioso de Miller es que sus grandes éxitos en el medio comiquero han llegado con dos personajes tremendamente parecidos: Daredevil (DD) y Batman. Las similitudes de ambos superhéroes son enormes y cualquiera que sepa un poco de este género las conocerá de sobra. Aún así quiero hacer un repaso de las que son, a mi juicio, las semejanzas más importantes entre ambos:

Tanto Batman como DD arrastran un trauma juvenil muy similar que les ha hecho tomar la senda superheroíca. En este caso la muerte trágica de sus padres (los dos en el caso de Bruce Wayne y sólo el padre en el caso de Matt Murdock) a manos de delincuentes comunes provoca en ellos un profundo “complejo” que  les lleva a buscar su particular desquite. Sin embargo, no se dejarán llevar por el odio y la venganza gratuitos -aunque tengan sus momentos de crisis en este sentido- si no que los dos optarán por la lucha en aras de una sociedad más justa, respetando determinados códigos. Es decir, no buscarán ser juez, jurado y verdugo ni elegirán atajos, si no que trabajarán desde "dentro” del “sistema” y no lo cuestionarán ni trabajarán contra él (algo que les separa de otros “héroes” como Punisher, que, éste sí, lucha contra un sistema al que considera corrupto y al que intenta suplantar). Comparten también un claro apego por subarrio/ciudad que les lleva a convertirse en algo más que superhéroes comunes, estando muy ligados a su entorno más cercano y a sus gentes.

Son dos héroes con un matiz “oscuro” que se mueven generalmente en los bajos fondos y que tratan con la escoria de la sociedad. Por encima de todo está su barrio/ciudad y la gente que habita en él/ella. Mantienen una relación casi simbiótica con el medio urbano en el que han nacido y forman un todo con él. No estamos ante el superhéroe clásico o “blanco” (tipo Superman) que hace el bien sin más si no que en muchos momentos –quizás impregnados por la violencia y la sordidez con la que tienen queconvivir- tienen “crisis de identidad” que les llevan a traspasar los límites. Viven atormentados por su trágico pasado y no pueden superar sus traumas porque, en el fondo, buscan la redención a través de la salvación de subarrio/ciudad (y eso es algo poco más o menos que imposible). En definitiva, son superhéroes, sí, pero tienen un matiz oscuro que les da un tractivo especial.

Aparte del origen traumático y de su fuerte apego a su entorno urbano es curioso observar otras similitudes entre Batman y DD: ambos eligen una puesta en escena que pueda infundir el pánico ensus rivales (Matt Murdock elige el traje del diablo y Bruce Wayne escoge el murciélago porque es un ser bastante repulsivo que suele inspirar miedo a casi todo el mundo), los dos tienen identidades secretas bastante “respetables” (el primero es un reputado abogado y el segundo es un millonario bastante crápula pero nada corrupto), sus relaciones con las mujeres han acabado -casi siempre-en tragedia y ninguno de ellos tiene poderes sobrenaturales destacables (aunque Matt posee unos sentidos hiperdesarrollados por culpa de un accidente, no son dones, digamos, excesivamente potentes al estilo Superman). Las habilidades de ambos se basan, ante todo, en el estricto entrenamiento.

La única diferencia que podríamos poner sobre el tapete es que Batman se ha identificado siempre como una mezcla entre detective y superhéroe  (algo que estuvo muy presente en su origen y en muchas de sus historias más conocidas) mientras que DD no tiene ningún matiz de ese estilo. Pero todo lo demás nos pone ante dos héroes “especialmente” similares.

(Continuará...)


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: