Artesecuencial

TOMORROW STORIES: CUENTOS PARA DORMIR A GUSTITO.

 

Aparte de las colecciones de Americas´ best comics de las que ya os he hablado, Alan Moore creó también una serie en la que incluía un conjunto de relatos cortos de algunos personajes digamos “menores”. La serie se llamada Tomorrow Stories y era más que nada un divertimento del autor inglés en el que daba rienda suelta a su imaginación sin demasiadas pretensiones intelectuales ni artísticas. Aquí va una breve sinopsis de las mismas:

 

Jack B. Quik: Jack es un niño con una mente privilegiada que vive en un pequeño pueblo de provincias. El crío es curioso por naturaleza y llevará cabo los más atrevidos y alocados experimentos, poniendo a su familia y al pueblo en general en situaciones bastante comprometidas (y divertidas)… La serie en sí no es más que un divertimento de Moore en la que juega con temas científicos de forma amena y casi didáctica.

 

Cobweb: Laurel Lakeland es una rica heredera que hace sus pinitos como luchadora contra el crimen en sus ratos libres. Para ello toma el nombre en clave “Cobweb” y se enfunda un traje más que sugerente (erótico, vamos). La serie está cercana a los relatos pulp de los años 40 y 50 y es entretenida y bastante divertida. Podríamos decir que es una serie de género negro pero bastante “ligerita” en todos los sentidos.

 

http://artesecuencial.blogspot.es/img/TO.SOTORIES.1.JPG

 

Geyshirt: esta colección es la mejor de todas las que aparecieron bajo el título Tomorrow Stories. Greyshirt es un justiciero urbano que ayuda a la policía a resolver los más truculentos crímenes en una ciudad oscura y violenta llamada Indigo City… Se trata, esta vez sí, de relatos de género negro clásico con elementos de ciencia ficción. En este caso, Moore sí que se toma bastante en serio el trabajo, haciendo un claro homenaje a series como Spirit de Will Eisner. Bastante recomendable.

 

First American: Aquí Moore hace una parodia pura y dura de los superhéroes. First American es un remedo del Capitán América (pero en plan imbecil integral) que se enfrenta a los más esperpénticos enemigos jamás imaginados. El inglés abandona la sutileza y hace un humor bastante chabacano y a veces soez pero muy divertido. Son historias sin pies ni cabeza en las que Moore solo quiere entretener sin más. Muy recomendable para pasar un buen rato.

 

Splash Brannigan: colección inclasificable en la que el tal Brannigan es un superhéroe hecho de tinta que se dedica a luchar contra el mal (¡!). Otra parodia sin demasiadas pretensiones en las que se desliza cierta mala leche hacia el medio artístico en general.

 

RESUMEN: Por lo que habréis leído en este blog, supongo que ya habréis notado (ironía) mi admiración por Michael Moore. En esto no soy muy original puesto se trata de uno de los autores más geniales que ha dado el mundo del cómic en las últimas décadas. Sus no excesivas incursiones en este mundillo se han saldado con auténticos exitos en todos los sentidos y han creado escuela. Ha sabido innovar un género que parecía muerto y lo ha hecho sin imitar, sin hacer refritos y sin manosear conceptos.

 

Probablemente dentro de algunos años Moore será considerado como uno de los más grandes creadores de cómics de superhéroes de la historia, a la altura sólo de autores como Jack Kirby (salvando las distancias). Cualquier cosa que diga de más, sobra.

Comentarios

Hola Como fan de Alan Moore no puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices. Me mola tu web. Sólo una cosa, al final se te ha colado un Michael Moore, que no se dedica precisamente a esto, aunque también tenga su nombre y mundillo propio. Por otro lado, digamos que la comparación con Kirby no la considero la mejor, Kirby era un creador, sobre todo dibujante y Moore, que también dibuja de fábula, casi todo lo que hace es guión. Digamos que son dos iconos, pero compararlos, bueno, en diferentes categorias y diferentes momentos. Un saludo.

Añadir un Comentario: