Artesecuencial

AMERICA´S BEST COMICS: ALAN MOORE NO INVENTÓ LA PÓLVORA PERO CASI.

Si ha habido un autor de referencia en el mundo del comic de superhéroes en las últimas dos décadas ese ha sido, sin duda, Alan Moore. Todas las incursiones de este genial escritor en este género se han saldado con rotundos éxitos de critica y público (cuando no han sido autenticas revoluciones como fue el caso de Watchmen). Hace ya algunos años Moore creó su propia línea de comics de superhéroes llamada America´s Best Comics (ABC), publicando un ramillete de colecciones que tenían una calidad muy superior a la media y en las que se atrevía a innovar y sorprender en un medio en el que parecía todo inventado.

Aprovechando que se están reeditando esas series en la actualidad os voy a hacer un breve comentario de algunas de ellas:

TOM STRONG: es una mezcla de Tarzán y Superman que no suena, para nada, a refrito. Es más, las historias tienen un sabor a buen comic clásico que tiran para atrás, resultando también frescas y dinamicas. Además Moore le da un toque pulp a la serie que la hace, digamos, diferente. En general Tom Strong es un comic de aventuras para todos los públicos pero con diferentes niveles de lectura. El dibujo de Chris Sprouse es mucho más que bueno: trabajado, muy elegante y limpio. En resumen, una obra muy muy recomendable.



PROMETHEA: En este caso Moore se atreve a acercarse al superhéroe de origen mitológico/magico (caso de Wonder Woman o Thor, por poner dos ejemplos) desde una perpectiva muy especial. Promethea es una suerte de "ser espiritual y/o mágico" que "anida" en el cuerpo de diferentes mujeres a lo largo del tiempo. En este caso Moore narra, con gran maestría, las vicisitudes de una joven que "hereda" la esencia de Promethea sin comerlo ni beberlo. El fuerte de esta obra es, sin duda, la especial atmosfera que crea Moore: una sociedad muy naif, densa y plagada de referencias a todo tipo de artes. Este cómic desprende magia por todos sus poros y esta bastante alejado de los demás de la línea de ABC. Es, quizás, la serie más compleja de todas las que créo el escritor inglés. El dibujo de G.H. Wiliams III ayuda mucho a crear el efecto místico que quiere Moore y raya a un muy alto nivel.

TOP TEN: más cerca del cómic típico y tópico de superhéroes, Top Ten narra las andanzas de un grupo de superhéroes policías en un mundo en el que todas las personas poseen poderes especiales y llevan el "disfraz". En esta nueva vuelta de tuerca Moore no cae en la repetición de los esquemas y en el homenaje facilón, si no que nos abre las puertas a un mundo absolutamente fascinante. Juega muy bien con las premisas de las series policiacas (donde las relaciones entre los personajes cobran bastante importancia) y el género de superhéroes y la obra está plagada de referencias y de homenajes
acertadísimos. La colección es muy divertida y amena pero tiene también tiene sus momentos instrospectivos y profundos.

El principal denominador común de todas estas series es -aparte de la gran calidad de todas ellas- la enorme capacidad que tiene Moore para crear universos propios y con personalidad de -casi- la nada. No necesita 50 números para crear un mundo coherente y creíble, si no que le bastan apenas unas cuantas paginas para logralo. Esto, que parece fácil, está al alcance muy pocos autores.

Desde la ingenuidad y el clasicismo de Tom Strong hasta la profundidad de Promethea, toda la línea ABC consiguió que volviera a tener cierta ilusión por los tebeos de superhéroes.



PD: Aparte de estas series, ABC englobó otras colescciones "menores" como Greyshirt (una serie se historias cortas en el estilo de Spitit de Will Eisner), etc. En otra ocasión os hablaré más detenidamente de todas ellas. 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: